A Esther Seligson in memoriam

Necesitaría horas y horas para poderte escribir (no puedo pensar en nada), hace ya 11 horas que te marchaste, nos quedamos con algunos pendientes que ya luego revisaremos… como siempre discutiendo (nosotros) y luego sin parar de reír por un buen rato. Espero que ahora encuentres ese descanso del que tanto nos hablaste. Aquí ahora te dejo por un tiempo para poder sentarme y vaciar un poco de esas ideas que tanto ayudaste a madurar entre palabrerías y gritos, entre tolerar mis desplantes y esos momentos en los cuales, sabes, que bajaba la cabeza como niño regañado.

Por la mañana cuando recibí la noticias de que te marchaste guardé silencio… ahora siento que se derrumba esa parte del cancer que conoces. Ahora, mientras pienso en ti, recuerdo paso a paso cada momento desde que nos sentamos a beber aquella primera cerveza, una Guiness… después cuando llegaba a tu casa siempre decías “ahí está tu cerveza, HH”. Devoraba tus dulces y luego me regañabas… GORDO, OSO, DRAMATURGO…

Te escribo más tarde,

No se despide HH (que nombre me heredaste),

Te escribo, te lo prometo, más tarde, dejame pensar un poco en todo lo que no te dije… pero que sabías de memoria…

Te quiere y extraña,

Hugo Alfredo.

P.D. Sáludame al Delfín y a todas las personas que ahora están lejos…

No hay oscuro Esther, ni terceras llamadas… sigue, todo sigue…

Ahora todos escribirán de ti… ya escucho tus palabras y sencillas muecas…

Besos para ti siempre…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s