Meditaciones en torno al circo digital

I. La violencia que amedrenta a un individuo o destroza a una comunidad ha perdido impacto en la realidad a causa del filtro del mundo digital. En cuanto las redes sociales, o los sitios de video reproducen la catástrofe, ésta pierde su relevancia y se convierte en material que instantáneamente puede ser desechado del imaginario colectivo. Recordamos las imágenes atroces de las guerras del siglo XX en gran medida por la limitante para conocer la profundidad de la desgracia. Vietnam es una guerra mítica porque su historia se ha narrado a cuenta gotas entre cientos de documentales, cada generación descubre linderos por recorrer para reorganizar la historia y construir una sola verdad que perdure, a través de los hechos, en el tiempo.

II. Para que la violencia como suceso histórico sacuda a una sociedad, se necesita del silencio, de momentos de incertidumbre que convoquen a la reflexión del hecho atroz y se generen respuestas contundentes. Hoy, la masacre de una comunidad que es documentada por los medios, los peritos que atienden el caso, los policías que rodean la zona, el transeúnte con ínfulas de reportero, y los allegados de las víctimas, todo en el mismo espacio y tiempo, entorpecen la explicación del momento y este se torna espectáculo, se vuelve comedia.

III. En términos militares, cuando se habla de Teatro se nombra a un territorio sobre el que se dan las batallas de algún conflicto armado. En este instante, el Teatro digital que habitamos es por mucho el más salvaje, no por la concentración de la tragedia humana en él, sino porque el exceso informativo anula la comunicación utópica, la comprensión de los conceptos y las palabras a tal grado que somos animales sin sentido de existencia. Vivimos un solipsismo impuesto por la modernidad de la cual escaparemos únicamente cuando atenten contra nuestros derechos o nuestra vida.

IV. En este momento histórico, trágico y veloz, cualquier pelea política, social, barrial, hogareña es inocua a simple vista en el mundo real, pero tiene en el estadio digital su campo predilecto para hacer de la nimiedad un problema de Estado. Las dos arenas de la realidad, que simétricamente se conjugan, son pasiones que se nutren y equilibran regalándonos “ídolos” al por mayor, en esta sustitución de lo humano en el ciberespacio paradisiaco que vivimos con entereza y que nos brinda paz emocional.

V. El mundo digital es un museo de muertos sin seguidores. En ese vacío oscuro de lenguajes programáticos están grabados los nombres de los ciudadanos que no fueron Titanes; discursos y videos a los cuales regresamos remotamente para redimir con la burla su arcaísmo. Los canales digitales son vías de crisis que proyectan hechos, causas y efectos a tal velocidad, que sustituyen nuestra capacidad para hacer lo más básico: cuestionar. Ese mundo de fibras ópticas es un artefacto político intangible, un arma maquiavélica de segregación social, justo lo que en principio se quiso eliminar, o nos dijeron que se eliminaría, pero es, ante todo, un medio que se nutre del sentimiento puro y vivo. Es el innegable motor de nuestra existencia [en el encierro].

VI. Nuestros sentimientos son los que encumbran a estos personajes idolatrados desde la realidad hasta el paraíso digital y su reducto. Parafraseando a John Stuart Mill, no importa cuan equivocados estén estos ídolos (digitales) o qué actos cometan, su defensa cae en el ámbito del sentimiento, y contra eso no existen argumentos lógicos válidos para desenmascararlos. Es interesante la figura del ídolo digital porque es un dios que escucha, desde su paraíso, un dios que está presente y que contesta a las plegarias con mensajes automáticos que generan hermandad. Tenemos tantas ganas de un poco de amor.

VII. Durante siglos el lenguaje y su letanía se ha estudiado con la seriedad propia del problema, para comprender que cada siglo renueva las teorías filosóficas y literarias en torno a las palabras, lo que nombran y sus límites. Desde la disciplina matemática que habla del lenguaje como una ecuación más de la lógica, hasta la postura metafísica que insinúa que todo lo que nombra una palabra existe, nos ayudan a comprender que por medio de las palabras estamos atrapados en una prisión que nos ciñe al contexto de la realidad. Por eso hay quienes guardan silencio, para eliminar el probable destino al que lo lleven sus vociferaciones. Aunque la pasión por pronunciar los vocablos es tal que termina por condenar al héroe… en términos clásicos es su error trágico.

VIII. ¿Cómo podemos escapar a la trampa del lenguaje, a la mentira discrecional de la época y los actores que la proclaman para generar realidades extraordinarias pero falsas? La pregunta es pertinente porque la respuesta sugiere un continuo progreso idealista, como si de un juego de naipes se tratara, que baraja conceptos como: bienestar, justicia e igualdad, entre otros, que no logran consumar el deseo general de la sociedad que busca el bien común, pero que siempre están en un juego sinfín. Si los ideales se consumaran, la mentira social no tendría razón para existir. El juego político radica perversamente en instaurar la ilusión del progreso duradero, aunque inmóvil, creando espejismos y empatías ciudadanas. El lenguaje inclusivo y su progresismo es una trampa.

Leer la columna completa en El Universal

A la memoria de Tim Hetherington

Cada generación de periodistas de guerra tiene sus muertos. A menudo, son los mejores: Gerda Taro (España), Enrie Pyle (Pacífico), Robert Capa (Indochina), David Seymour (Egipto), Kurk Schork, Miguel Gil (Sierra Leona)… Muertes que impactan en los demás porque recuerdan que no existen los inmortales, que las guerras destruyen, hieren, mutilan. Donde caen soldados y milicianos, caen periodistas. Las muertes de Tim Hetherington y Chris Hondros, el pasado 20 de abril en Misrata, han conmocionado a una profesión sacudida por la crisis, la incertidumbre, la desorientación y la escasez publicitaria. Se acabaron los tiempos de las grandes coberturas sin límite de gasto; ahora se cuenta cada euro como si fuera el último de un manantial que se seca.

La primavera árabe es la primavera del periodismo de guerra. Tras dos conflictos terribles, Irak y Afganistán, donde no ha sido posible moverse libremente porque un bando no quería -el bando que secuestraba y degollaba-, ha regresado la guerra de siempre, la de Bosnia, la de Líbano, en la que la parte débil acoge a los reporteros extranjeros porque quieren que su historia se conozca; esa es, a veces, su única munición para ganar la guerra.

Hetherington, 40 años, no tenía nada que demostrar: venía de ganar en Sundance el premio al mejor documental estadounidense conRestrepo, realizado junto a Sebastian Junger, 49 años, que lo acaba de plasmar en un libro: Guerra(Crítica).

Libia no era un viaje como otros, era el inicio de un nuevo proyecto con Junger, un trabajo en profundidad que les iba a ocupar meses. Llegó a Bengasi y buscó a Jon Lee Anderson, un viejo amigo, para pedirle consejo. No le gustó el ambiente, el caos que reinaba en la capital rebelde y a los cuatro días decidió regresar a casa. «El asunto estaba muy loco», asegura Anderson en conversación telefónica. Pero Hetherington no duró mucho en Nueva York. A las 48 horas tomó un avión y volvió a El Cairo. «Decía que un bichito le comía por dentro, que las guerras se retroalimentan con las imágenes y que él quería trabajar con detenimiento sobre esto», cuenta Lee.

Jon Lee le conocía bien, de la guerra de Liberia, una de las más crueles de África con Sierra Leona y Congo. «Tim era poco inglés. Había estudiado en Oxford, pero no se le notaba. Creo que la culpa la tenía Nueva York, y África. Era un hombre muy amable, unpana, como dicen en América Latina. Pese al éxito de Restrepo no tenía demasiado dinero. A Libia llegó como freelance (por libre) sin ninguna garantía. Era un aventurero que se había humanizado. La última noche que nos vimos en El Cairo hablamos de cosas personales. Me contó su plan de casarse con su novia somalí».

«La amígdala puede procesar una señal auditiva en 15 milisegundos, el tiempo que tardaría una bala en recorrer unos nueve metros. La amígdala es rápida, pero muy limitada: solo puede provocar un reflejo y esperar a que el pensamiento consciente lo recoja. Es lo que se conoce como reacción de alarma e incluye movimientos de protección», escribe Junger en Guerra.

«Tenía que haber ido con él a Misrata. No lo hice por un problema personal [su mujer estaba embarazada]. Teníamos un nuevo proyecto, queríamos hacer un trabajo que nos iba a ocupar hasta otoño. Ahora me siento triste y estoy desorientado», explica Junger desde Nueva York. «Existe una progresión vital natural en la que el reportero necesita trasladar su trabajo a los libros y a los documentales. Con el paso de los años no tienes la misma energía; cuando eres joven y tienes esa energía careces de la sabiduría necesaria».

Los periodistas que van a guerras son supersticiosos, como los toreros. Miman los detalles esenciales: la misma agencia de viajes, la misma maleta, la misma ropa a la ida y a la vuelta, no cambiar nunca de conductor en mitad de la misión, no permitir que le saquen fotografías…

A Hetherington le generó inseguridad viajar a Libia sin su amigo, su compadre, Sebastian Junger. Cinco meses juntos en el valle de Korengal, el valle de la muerte, hermanan: cinco viajes entre junio de 2007 y junio de 2008 empotrados en la segunda sección de la compañía Batalla: 150 hombres que libraban la quinta parte de los enfrentamientos de la OTAN en Afganistán. Sin Junger, Tim se sintió huérfano. Le animó a regresar a Libia saber que su amigo Chris Hondros, 41 años, el experto en guerras de la agencia Getty, se encontraba de camino o a punto de viajar con destino a Misrata.

Hondros, como Hetherington, pertenecía a la generación de las guerras de Irak y Afganistán, fotógrafos que han construido sus reputaciones en los últimos 10 años. Es la generación que comienza a trabajar en Kosovo, en 1999, o tras el 11-S. «Lo ocurrido en Misrata me recuerda a lo que pasó con Kurt Schork y Miguel Gil en 1999. También eran dos de los mejores y sus muertes tuvieron un hondo efecto en sus amigos, la generación criada en las guerras de los Balcanes, sobre todo en Bosnia. Cuando sucede una desgracia así, los periodistas se plantean si merece la pena seguir. Se trata de una decisión personal», asegura Santiago Lyon, jefe de fotografía de Associated Press y veterano de Bosnia.

«La amígdala no necesita más que una sola experiencia negativa para decidir que algo constituye una amenaza, y después de un tiroteo, todos los hombres de la sección habrán aprendido a reaccionar al chasquido de las balas y a ignorar los sonidos mucho más fuertes de los hombres que hay a su lado devolviendo fuego», asegura Junger enGuerra.

Hondros era un fotógrafo valiente. Siempre demasiado cerca, como Goran Tomasevic, 42 años, de la agencia Reuters. «La mañana del día en el que murió, Chris entró en un edificio ocupado por soldados de Gadafi pegado a una unidad rebelde que trataba de tomarlo. Si observas esas fotos», dice Lyon, «te das cuenta de lo cerca que estaba de la acción, más cerca imposible. Ese es el trabajo: meterse en situaciones peligrosas y salir de ellas, pero no funciona». El miércoles, una semana después de la muerte de Hondros, se celebró en Brooklyn su funeral. Acudieron más de mil personas. Entre ellas, su novia, con quien se iba a casar en esa misma iglesia en agosto.

Robert Capa, el fotoperiodista de guerra por excelencia, decía: «Si tu foto no es suficientemente buena, es que no estás suficientemente cerca». Capa no solo se refería a la distancia física, también a la mental y emocional.

Enrique Meneses, 81 años, autor de las célebres fotos de Fidel Castro y el Che Guevara en Sierra Maestra, ha pasado parte de su vida coqueteando con esa cercanía. Meneses sostiene que «el fotoperiodismo es contar una historia con una cámara; cómo vive el soldado, cómo se cansa, cómo se deprime». «Para contar una guerra hay que estar allí, no en la fronte

ra viendo pasar refugiados. Libia está lleno de gente joven, de freelanceque se buscan la vida, que quieren estar donde se encuentra la acción, persiguiendo la foto que puede dar la vuelta al mundo».

«La mayoría de los tiroteos se desarrolla con tanta rapidez que los actos de valentía o cobardía son prácticamente espontáneos. Un soldado puede vivir el resto de su vida lamentándose por una decisión que ni siquiera recuerda haber tomado; puede recibir una medalla por hacer algo que había acabado antes incluso de saber que lo estaba haciendo». (Junger, Guerra).

Cada generación tiene sus muertos y sus fotos-símbolo. Sucede con la más importante, la de Vi

etnam. Aquella fue una guerra tan bien narrada y fotografiada que EE UU la perdió tras perder el apoyo de su opinión pública. Vietnam esconde miles de tragedias: gas naranja, napalm, May Lai. Para los fotoperiodistas de aquella generación, a la que pertenece Manu Leguineche, hay una fecha maldita: 10 de febrero de 1971. Cuatro de los mejores fotógrafos, Henri Huet (43 años), de AP; Larry Burrows (44), de Life; Kent Potter, 23 de UPI, y Kaisaburo Shimamoto (34), de Newsweek, perdieron la vida cuando su helicóptero se extravió y fue abatido.

Sudáfrica fue otra escuela de excelentes fotoperiodistas: produjo el Club del Bang Bang. Cuatro fotógrafos -Greg Marinovich, João Silva, Kevin Carter y Ken Ken Oosterbroek- crecieron como reporteros y personas en la lucha contra el apartheid.Dos de ellos están muertos. A Oosterbroek lo mató una bala de francotirador en 1994 y a Carter, autor de la foto de la niña sudanesa desmayada sobre una tierra yerma con un buitre detrás, lo mató su desgana por sobrevivir. Marinovich resultó herido cuatro veces en su carrera; Silva perdió sus piernas en octubre en Afganistán.

«Yo era el tercer hombre en la línea, y de repente puse mi pie quizá un poco más a la izquierda o un poco más a la derecha y bam», explicaba Silva en el programa Fresh Air,de Terry Gross, desde el centro médico Walter Reed Army, donde aprende a caminar con prótesis. «Básicamente, escuché un sonido metálico, ¡bang!, y salí despedido. Mi reacción inicial fue pedir ayuda a los que estaban cerca, también aturdidos por la explosión, pero me agarraron con fuerza y me sacaron de la zona de muerte».

La emisora estadounidense PBS (Public Broadcasting System) contó, en un programa emitido tras las muertes de Tim y Chris en Misrata, que Silva siguió tomando fotografías mientras le evacuaban y que le pidió a su compañera del The New York Times, Carlotta Gall, que le prestara el teléfono satélite. «Llamé a mi mujer. Le dije: escucha, he visto cómo mis piernas se han ido, pero creo que voy a estar bien. Creo que voy a sobrevivir».

«Por alguna razón, fue entonces cuando me di cuenta de lo fácil que es pasar de los vivos a los muertos: un día te enteras que han matado a alguien en Las Vegas, y al día siguiente tú eres ese muerto para una tercera persona». (Junger en Guerra).

Emilio Morenatti trabaja en Associated Press. Sus compañeros le destacan por su exquisita calidad. «Sabes que es una foto de Morenatti nada más verla; tienen sello propio», dice uno de ellos. Emilio tuvo más suerte que João Silva. Cuando viajaba en agosto de 2009 empotrado con las tropas estadounidenses en Kandahar, su vehículo pisó una mina anticarro. Todos los que iban dentro resultaron heridos. Él perdió la pierna izquierda por debajo de la rodilla. Tras una larga rehabilitación, también en el Walter Reed (quería estar con los soldados que habían pasado por lo mismo que él), ha vuelto al trabajo: Haití, Egipto, Túnez, Libia.

«Cuando te llega una noticia como la de Tim y Chris, lo primero que piensas es que no puede ser real. Si algo así sucede a los mejores, a los más experimentados, significa que nadie está a salvo. He visto a gente 

herida a mi lado y después he sido yo el herido. No es la experiencia lo que te protege, te protege la buena o mala suerte. Cuando estás en la primera línea del frente, como estaban ellos, es necesaria una mayor cantidad de suerte».

A Morenatti no le preocupa el futuro de la profesión: «Al final, siempre son los mismos. La experiencia es la que te permite fotografiar mejor. No me preocupa si son de plantilla o freelance, lo que me preocupa es no hay nadie en Siria, que dependemos de los sirios que colocan en Internet vídeos tomados con sus teléfonos. No me da miedo el cambio. Empecé hace 25 años y entonces había personas que se resistían al paso del blanco y negro al color; después de la fotografía analógica a la digital. Siempre habrá alguien dispuesto a pagar por fotografías de alta calidad».

En una entrevista, hace años, Silva definió con inteligencia y emoción la esencia del oficio: «Tengo esta fascinación, la de ser testigo de primera mano de la historia. Siempre quise mostrar la realidad de una zona de guerra a aquellos que son lo suficientemente afortunados de no vivir las realidades de las zonas de guerra. Nosotros vamos allí y nos exponemos creyendo que nuestro trabajo tiene un impacto en la sociedad».

 

Para comprender a Hitler

Actualmente una exposición en el Museo de Historia Alemana de Berlín repasará, desde mañana y hasta el 6 febrero, la figura de Adolf Hitler con la pretensión de explicar la fascinación que el Führer causó en los alemanes. «Hace falta explicar como el insignificante Adolf Hitler, un hombre que ha vivido 30 años en el anonimato, sin estudios ni experiencia política, pudo convertirse en ese salvador», ha explicado el comisario de la exposición, Hans-Ulrich Thamer.

Ante las críticas de que la muestra pueda convertirse en un punto de peregrinaje para los neonazis, Thamer ha señalado que esas personas «no son público de museos» y ha añadido que la exposición «no trata como un héroe a Hitler» sino que se analiza su figura «desde una distancia crítica». «Queremos explicar la ascensión, el modo de actuar, el ejercicio de poder hasta el final y el increíble potencial de destrucción liberado por el nacionalsocialismo», ha aclaro el comisario.

Bajo el título de Hitler y los alemanes. Comunidad y Crimen, la muestra pretende reflejar como prácticamente todos los niveles de la sociedad alemana contribuyeron a crear un culto al dictador hasta los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. Se contraponen documentos sobre el holocausto con la propaganda nazi que llegó a todos los aspectos de la vida. Precisamente la extensa propaganda nazi mostraba a Hitler siempre como un aclamado y exitoso líder nacional y, aunque nunca se negaban los ideales defendidos por el régimen, la publicidad no incluía el fanatismo y brutalidad que se escondían detrás de sus políticas.

Nota tomada de El país

aquí abajo una galería de imágenes y la liga del museo en cuestión.

Museo de Historia Alemana de Berlín

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuento y ultramarinos, la nueva aventura de Alonso Barrera

Durante este mes en La fábrica, en la ciudad de Querétaro, se presenta el nuevo montaje de Alonso Barrera Cuentos y ultramarinos, cabe mencionar que cualquier trabajo de Alonso tiene que y debe verse, ya que es uno de los mejores directores teatrales de México.

Quedan invitados a este excelente montaje y pueden entrar a la página www.lafrabrica.org.mx para ver todo lo relacionado con la puesta en escena.

Aquí una galería de imágenes del montaje.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para la memoria…

El día de la presentación hice una lectura de Calypso, los monólogos del viejo… obra de la cual esperamos pronto el montaje y la traducción al inglés.

Gracias a Ivan Trejo por la invitación, y a todo su equipo.

Páramo ediciones fue patrocinador de este encuentro, esperemos seguir colaborando.

Saludos.

Para ver más información sobre el encuentro ir a esta página…

Iluminaciones, un montaje para la memoria…


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace apenas unas horas en La Fábrica, gran dedicación de todos los que hicieron posible esta puesta en escena durante más de un año de trabajo y dedicación.

Gracias a todos:  a Alonso, gran director, Mariana, Andrea, Isabel, Sara, Antonio, Tony, Daniel, Liliana, Mariano, Natalia y Campillo, Nahum y todo el staff técnico.

Asistente de dirección: Natalia Gómez Vázquez
Asistentes para dirección coreográfica: Carlos Campillo y Natalia Gómez Vázquez
Música original: Uriel Torres
Multimedia: Fabián Rivera
Vestuario / Diseño de máscaras: Ana Martha Cano y Emmanuel Victoria
Diseño gráfico: Ana Teresa Vázquez de la Mora
Maquillaje / Staff: Lucía Arnaiz / Fabián Rivera / Fany Constans

HH

Text by Susan Weiss
Photo by A. Farías

What a fantastic evening @ the theater in Queretaro, Mexico!

Iluminaciones by Hugo Alfredo Hinojosa – A brilliantly written and performed play packed with raw emotion, – a global view of our world – its violence, terrorism, told in the play by its victims.

“Powerful, gripping, insightful, and in your face… in real time”.

Congratulations to Alonso Barrera, La Fábrica, the cast and crew and also to a luminous young Mexican playwright, Hugo Alfredo Hinojosa who attended the 30th performance of his play.

PS – For those you in the Chicago area Hugo will have one of his plays performed onstage in July 2010. “Stay tuned for more details”.

Follow La Fábrica, Alonso Barrera and Hugo Alfredo Hinojosa on Facebook and Twitter

Iluminaciones devela placa en La Fábrica…


Esta noche en La Fábrica, en Querétaro, se devela placa de Iluminaciones dirigida por Alonso Barrera y escrita por Hugo Alfredo Hinojosa. Gracias a todos los que apoyaron este montaje desde un inicio.

Los esperamos a las 20:00 hrs.

Saludos,

HH

RED – Rothko

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Escape Artist

Mark Rothko onstage.

by John Lahr April 12, 2010

Mark Rothko’s life was a series of abdications: from Russia, when he was ten; from his father, who died six months after arriving in Portland, Oregon; from Yale, after two years; and from life itself, when he committed suicide, on February 25, 1970. A fractious, hard-drinking, unhealthy, and unhappy soul, Rothko was a gourmand of his griefs. By contrast, his large, luminous abstract canvases—spectacles of subtraction of all subject matter, including the self—turned abdication into an art form. Rothko was the first to paint “empty” pictures. His blocks of floating iridescence were the public answer to Action painting; privately, they were also a kind of vanishing act. At a party where Expressionism was being discussed, Rothko leaned over to the art critic Harold Rosenberg and whispered, “I don’t express myself in my paintings; I express my not-self.”

In John Logan’s “Red” (elegantly directed by Michael Grandage, at the Golden), Rothko (Alfred Molina) is onstage twenty minutes before the play begins. He’s in his studio, a vast cave of consciousness that, subtly designed by Christopher Oram, also suggests a sanctuary. Rothko sits in a blue wooden chair with his back to us, surrounded by unfinished canvases that are propped against the high, dingy walls; he is studying one of five huge murals that he’s been commissioned to do for the new Seagram Building. His first gesture, once the play begins, is to walk up to the painting and feel the canvas with the flat of his hand. Rothko is already well inside the painting; the success of Logan’s smart, eloquent entertainment is to bring us in there with him.

For a month in 1949, Rothko went to the Museum of Modern Art to stand in front of Matisse’s “The Red Studio,” which the museum had newly acquired. Looking at it, he said, “you became that color, you became totally saturated with it.” Rothko turned his transcendental experience into an artistic strategy; his work demanded surrender to the physical sensation of color. “Compressing his feelings into a few zones of color,” Rosenberg wrote, “he was at once dramatist, actor, and audience of his self-negation.” Rothko escaped from the hell of personal chaos into the paradise of color. “To paint a small picture is to place yourself outside your experience,” he said. “However, you paint the large picture, you are in it.”

Fragmento tomado de The New Yorker.

Ver más información en Red on Broadway y en The New Yorker